- Deportes y Espectáculos

Mar del Plata: PARA PONER EN VALOR; por Vito Amalfitano

Fue la primera vez con hinchas de Boca de visitante en la Superliga del fútbol argentino. Y recién en la última fecha.

Un privilegio de Mar del Plata y una respuesta popular impresionante de los seguidores del equipo de La Ribera, que ocuparon casi los 15.000 lugares destinados, sin nada en juego.

Tiempo de poner en valor lo que significa que haya fútbol de primera en Mar del Plata. Las actuales autoridades fueron siempre ambiguas en esa ponderación, sobretodo con la insistencia en quitarle exenciones a los clubes. Un partido de Aldosivi, con 15.000 visitantes (pongámosle 10.000 o algo menos si contamos los marplatenses de Boca que compraron su entrada), significa un enorme ingreso para la ciudad en un fin de semana en tiempos de locales gastronómicos que se cierran y de escaso gasto en los comercios. Aun la movilización de marplatenses genera flujo de dinero necesario. Ni que hablar de la publicidad gratis para la marca Mar del Plata que significa un partido de Boca oficial aquí.

 

No todas las autoridades o allegados a ellas evalúan erróneamente este rédito. Algunos de ellos se esfuerzan por repetir acontecimientos de este tipo para la ciudad, por caso el próximo Boca – Estudiantes de Río Cuarto por la Copa Argentina del viernes 19 de abril. También hay que decir que por la desidia de algunos otros el Minella no está bien en su mantenimiento, no está precisamente a la altura de los acontecimientos. La gala la hizo la gente, no la estructura.

Tiempo de poner en valor también que el esfuerzo para llegar a esto lo hizo Aldosivi. Durante muchos años. Y lo sigue haciendo. No siempre con el respaldo de toda la ciudad que se merece. Y no ùnicamente en lo económico.

Tiempo de poner en valor lo de la vuelta de los visitantes a la cancha, algo que el actual gobierno provincial prometió en campaña y que solo cumplió en contadas oportunidades. Cada vez que ocurrió se produjo ese flujo de personas y dinero que le hace tan bien a Mar del Plata. Cuando vino Huracán, por caso, fueron 5.000 hinchas que consumieron en hoteles, restaurantes, puestos de choripán, tomaron taxis, colectivos, etc.

Lo cierto es que en la noche del sábado los hinchas de Boca generaron su propia fiesta y se mostraron “con la frente en alto” a pesar de los tiempos difíciles que significa atravesar el stres post traumático de la derrota más lascerante de su historia, la de la final de la Libertadores perdida ante River. “El que nunca descendió / el que más Copas ganó“, se escuchó muy fuerte durante media hora más después del partido con Aldosivi, en una celebración propia en la tribuna del tablero. Pero también en las plateas, con chicos que pudieron disfrutar como nunca una noche de ensoñación con la camiseta de Boca.

Antes, en la cancha, se vio un equipo alternativo confuso, otra vez con posiciones extrañas y actuaciones desconcertantes, como la de Sebastián Villa. La comprobación de que Mauro Zárate tiene que estar siempre, más allá del gol con la mano, viciado de nulidad, que le hizo la noche cuesta arriba a Aldosivi.

A propósito, enfrente la saludable propuesta del equipo de Mar del Plata, que nunca perdió su orden característico, que presionó más y tuvo más la pelota, que nunca se dejó amedrentar por Boca y que, aun con poca profundidad, fue algo más que el conjunto de Alfaro.

Gustavo Alvarez debe estar conforme por lo que plasmó su equipo en la cancha, que fue un reflejo de este Aldosivi de la Superliga. A su imagen y semejanza, pero con una respuesta de los jugadores que le dieron la razón cuando él decía, antes del comienzo de la temporada, que contaba con una jerarquía sobre la cuál algunos eramos incrédulos. Las jerarquías se miden por las necesidades. En este caso estuvieron a la altura. El propio entrenador avisó en la conferencia de prensa que se intentará dar un salto de calidad más con un par de refuerzos de peso o de reemplazos que se requieran para igualar o mejorar lo que se tiene.

Aldosivi se plantó el sábado como un equipo de primera, no como uno que está en primera. Ahora llega el tiempo de la consolidación y la superación. Un desafío que, está visto, es justo y necesario que tenga un respaldo mayor de la ciudad entera.

Vito Amalfitano
Diario La Capital MDP

Comentarios