- Política, Portada

Mar del Plata: Triste papel de Guillermo Montenegro, el diputado candidato a Intendente, en el estadio Minella

En la confitería del estadio estaba “Solo” únicamente acompañado con dos de sus secretarias, una de ella con máquina profesional de fotos en mano.

Los comentarios eran que “no lo conoce nadie”, otros decían que el hombre de Cambiemos “parecía tener una enfermedad contagiosa”, “efecto Mac Allister” decia un colega, ahora a nadie le interesa mostrarse con él.

Lo cierto es que estaba solo, sonriente (muchos se preguntaban de que se reía) el único que le “tiró un centro” fue Hernan Tillous (relaciones públicas de Arroyo) que estuvo unos segundos con él.

El autoshow lo siguió en el palco, mediando el primer tiempo, la secretaria salió del asiento y se colocó casi en la salida del palco para sacarle una foto a Montenegro con la gente detrás y él demostrando lo “concentrado” que estaba mirando el partido giró la cabeza y con la eterna sonrisa miró a la cámara. Muchos de las butacas traseras se codeaban y se rieron más que él.

Al “sonriente Diputado”, decían los plateístas en la cancha, que cuando abre la heladera se ríe porque piensa que es un flash.

El hombre de rugby y Diputado de Cambiemos por San Isidro, Guillermo Montenegro,  intentó ser Intendente por esa ciudad y el abogado Gustavo Posse lo duplicó en votos.

Quiso ser Intendente por San Isidro hace apenas 3 años, donde perdió por goleada y  ahora quiere pisotear la historia marplatense y pretende ser Intendente de Mar del Plata. La canción de Facundo Cabral le viene bien “NO SOY DE AQUÍ NI SOY DE ALLÁ”.

También se lo vió en la platea medio camuflado (ahí no lo conoce nadie) a su coequiper de Cambiemos (Fundación Pensar?) Martín Merlini,  parece que no puede ni aparecer por la confitería del estadio, allí están muchos de los actores portuarios y él sabe que aprecio, precisamente, no le tienen. Les mintió a todos, manifiestan.

Comentarios